Las naves de Calígula en el lago Nemi

Lago Nemi

Lago Nemi

                     La cuenca del lago Nemi, apenas a unos 30 kilometros al sur de Roma, es un lugar tranquilo donde coexisten naturaleza y abundante vegetación de bosques de castaños. Una zona de esparcimiento para la bulliciosa ciudad italiana y un apacible lugar para visitar y pasear en cuyos alrededores se mezcla la historia y la leyenda. El lago de Nemi, de origen volcánico, y situado entre las poblaciones de Nemi y Genzano, era el lugar preferido por los romanos durante la temporada estival,  para disfrutar de la naturaleza y de un excelente clima debido a los bosques y a la abundante vegetación de sus alrededores. Justo en una de sus orillas se encontraban los restos arqueológicos del Templo de Diana, lugar de culto dedicado a la diosa romana. No es de extrañar que la zona de Nemi haya atrapado desde siempre la imaginación de las personas sensibles a la belleza antigua y a la historia.

Restos del Templo de Diana

Restos del Templo de Diana

                Pero su popularidad se debe a una leyenda que durante siglos circulaba entres los habitantes de Roma y demás ciudades periféricas. Contaban que en las profundidades del lago había dos grandes embarcaciones de origen romano, que guardaban imponentes joyas y tesoros.  Dicha leyenda fue relatada a través de los siglos de generación en generación. Según los textos de Suetonio, historiador romano posterior a Calígula, -éste ordenó construir dos navíos de lujo para completar la villa imperial de Nemi, hacia el año 37 de la era cristiana. Calígula quiso emular los grandes barcos de recreo helenísticos con la intención de superar a los antiguos reyes ptolemaicos y deslumbrar al mundo-.  Uno era un templo consagrado a la diosa Diana y el otro era un templo imperial flotante, fruto de la ostentación y las excentricidades del emperador. A su muerte en el año 41 d C, el Senado romano destruyó todas sus posesiones y los dos barcos fueron hundidos.

Dibujo del navío.

Dibujo del navío.

           En pleno Renacimiento italiano, el Cardenal Colonna, dueño de aquellas tierras contrató a los mejores ingenieros dispuesto a comprobar la veracidad de la leyenda y a recuperar los barcos o sus enseres, pero no pudieron conseguir nada. En los siglos posteriores, gracias a las indicaciones de pescadores, y a base de investigaciones más detalladas, consiguieron extraer figuras de bronce, tejas de cobre y algún valioso objeto ornamental. En definitiva no conseguían gran cosa, salvo fragmentar los navíos. Los intentos de recuperación llevados a cabo desde el siglo XV no habían prosperado.

Naves de Calígula

Naves de Calígula

                 Por ello el Gobierno italiano a comienzos del siglo XX decidió hacer un informe minucioso de los restos hallados con el objeto de no provocar más daño en las embarcaciones.  En 1926, y tras varios intentos frustrados de conseguir extraer los restos, los arqueólogos expusieron que cualquier intento por recuperar la nave por medio de grúas, provocaría su inevitable destrucción. Por tanto, el plan fue desecar el lago Nemi, aspirando y drenando por un túnel subterráneo de 1650 metros sus aguas, hacia el cercano lago Albano.

Medusa de bronce

Medusa de bronce

           Cinco años aproximadamente ( 1928-1932) duraron los procedimientos de recuperación de ambos barcos.  Se trataba de dos naves de más de 70 metros de longitud dotadas de todos los lujos de la época. Una de ellas era un palacio real flotante de uso recreativo y a la otra se le atribuye un uso ceremonial, debido a los hallazgos a bordo de objetos antiguos de culto vinculados a Isis. Tras la operación, ambas embarcaciones fueron expuestas en el Museo de las Naves, construido para la ocasión, en la localidad cercana de Nemi. Pero sólo pudieron admirarse unos pocos años, ya que en 1944 un incendio los dejó convertidos en cenizas. De las gigantescas naves solo se salvaron las piezas de bronce y metal, que se encuentran en la actualidad en el Museo Nazionale Romano di Palazzo Massimo de Roma.

Feliz año 2016.

Avenida, lápiz sobre papel

Avenida, lápiz sobre papel

“La luz…los  primeros rayos de una clara mañana de primavera….como el telón de un gran teatro, el de la vida que empieza a desperezarse, a fluir...”.         Carlos Baeza. 

       “Porque todo fluye, nos lleva, nada permanece”. Panta rei, (Πάντα ῥεῖ ). Esta expresión se atribuye al filósofo presocrático Heráclito de Efeso, que vivió en el siglo V antes de nuestra era.  Heráclito afirmaba que nadie puede entrar dos veces al mismo río, porque el río cambia, está en movimiento, y quien entra una vez tampoco puede escapar de la ley del cambio, y, por lo tanto, no será el mismo cuando regrese. El Panta rei somos todos y cada uno de nosotros, somos agua que discurre y moldea, que arrastra y cambia, que deviene de algún modo.

     Comparto esta magnífica obra titulada “Avenida”, en referencia a la Avenida principal de la Ciudad de Melilla, porque “evoca la atmósfera atemporal que tienen los recuerdos”, y la ciudad de Melilla formará parte de mi vida y de mis recuerdos para siempre. Hay lugares que te marcan, por más años que hayan transcurrido, te llegan al corazón y cuando una regresa de ellos nada vuelve a ser como antes. Eso fue lo que me ocurrió en aquel bello lugar del norte de África.

         Feliz y próspero año 2016 a todos las personas que continúan leyendo mis publicaciones, últimamente más escasas, y manteniendo este blog, que siempre ha sido mi rincón de arte y de sueños.

Ayer y hoy en Florencia

   

Palazzo Vechio

Palazzo Vechio

       

                  La tarde está cayendo, la luz de oro del último sol transfigura los cipreses en cirios ardientes, las nubes en el cielo azul y diáfano se tiñen de rosa místico, como tocadas por los pinceles de Fra Angélico.  El tiempo se ha parado, absorto en el esplendor del ocaso, el murmullo del agua y la placidez del aire.  Bajo la logia que contempla los jardines de Careggi, Ficino diserta, Leonardo, Poliziano, Pico, Brunelleschi, Alberti son la compañia.  Marsilio comenta el Simposio de Platón y lo compara con el Corpus hermeticum.  Leonardo mira absorto a lo lejos, mientras Pico della Mirandola consulta un códice hebreo.  Es una reunión de la Academia platónica fundada por Cosme el Viejo con la ayuda de su mentor y médico Marsilio Ficino, que se ocupará de la educación de Lorenzo de Médicis.                                                                                                         Luis Racionero.   Florencia de los Medicis

          

 

 

 

 

             Este es el enigma. Qué ocurrió en la historia, para que precisamente en Florencia, y en el siglo XV, bajo el amparo de la familia Médicis, se encontraran esta variada representación de artistas y pensadores que originaron el Renacimiento, modificaron el rumbo de la historia y llevaron aquel periodo artístico  a la cima entre los años 1490 y 1512. Fue una coincidencia de espacio y tiempo, una manera diferente de mirar el mundo y una concentración de creatividad, similar a lo que ocurrió en el siglo de oro ateniense, culminación de la Grecia clásica.  Pero, tal vez, cualquier prefacio al Quattrocento deberiamos buscarlo un siglo antes, cuando Dante Alighieri escribió una de las grandes obras de la literatura universal, la Divina Comedia, también en Florencia.

       A comienzos de 1500, por poner un ejemplo, Miguel Ángel esculpía el David,  Leonardo acababa de pintar la Última Cena y juntos realizaban los dibujos para decorar el salón del palacio de la Signoria,  Perugino pintaba una de las capillas de la iglesia de la Annunziata y un jovencísimo Rafael concluía su Madonna del Baldaquino para decorar la capilla del Santo Spirito en Florencia.

      Actualmente la ciudad permanece inalterable al paso de los siglos, cuyo encanto está presente en cada esquina de sus calles, edificios, iglesias y palacios. La he visitado en varias ocasiones y circunstancias diferentes y he sentido el denominado Síndrome de Stendhal en cada una de ellas.  Ningun lugar debe ser comparable a otro y cada uno guarda su encanto y originalidad, pero a mí me sigue pareciendo el lugar más bello del mundo.

Estas son  algunas de las fotografías realizadas en la ciudad.

 

 

 

 

 

RA

 

 

 

Pedro de Mena en El Cister

Ecce Homo Y Dolorosa

Ecce Homo Y Dolorosa

     Desde que Pedro de Mena (1628-1688) decidiera trasladarse a Málaga, dejando Granada, su tierra natal, debido a un encargo del obispo para realizar la sillería del coro de la Catedral, su vida permanecería para siempre vinculada a esta ciudad. En Málaga montó su taller definitivo y ejecutó gran cantidad de encargos, especialmente para órdenes religiosas. La proximidad de su vivienda con la abadía de Santa Ana del Císter, fundada en 1604,  y el hecho de que tres de sus hijas profesaran como religiosas de la orden, fueron tal vez las razones para que el escultor decidiera recibir sepultura en la antigua iglesia de la abadía y que les donara a éstas gran cantidad de sus obras.

 

          Tras varios siglos entre los muros de la antigua abadía, por primera vez y desde el pasado 21 de enero, el patrimonio escultórico del Císter ha sido expuesto en el Museo del Patrimonio Municipal de Málaga (MUPAN). Bajo el título Pedro de Mena y los tesoros del Císter hemos podido contemplar catorce piezas artísticas de interés iconográfico y simbólico comprendidas entre los siglos XIII – XVIII. Todas ellas seleccionadas de los fondos del Museo de Arte Sacro malagueño, destacando El Ecce Homo, la Virgen Dolorosa, El Niño Jesús de la Cuna, La Inmaculada Concepción… Un recorrido por el Barroco más místico, que ha suscitado el interés de historiadores, estudiosos o amantes del arte en general. Frente a esas figuras el tiempo se detiene y el pensamiento y la imaginación nos acerca a la vida de clausura, monástica y a la trascendencia que en ella tuvieron el arte sacro y las figuras religiosas, de la mano del que es considerado el artista más destacado asentado en la ciudad de Málaga durante los siglos del Barroco.

Viernes de Dolores en Málaga. Servitas.

     

Servitas. Málaga

Servitas. Málaga

     Viernes de Dolores

        Resulta practicamente imposible enumerar las diferentes imágenes de las Dolorosas andaluzas. La Virgen, por su condición de corredentora, es la imagen más representada en la iconografía cristiana. Su figura está extendida por todo el mundo y es raro el templo o museo que no cuenta con una imagen de María en sus diferentes advocaciones. Desde la Madre bondadosa del nacimiento e infancia de Jesús hasta la Madre Dolorosa que sufre la agonía y muerte de su Hijo. Cada una de ellas tiene su impronta particular pero hay una talla que destaca sobre las otras por la intensidad de los sentimientos que expresa y por lo que representa.

San Felipe Neri

San Felipe Neri

     

        En la Iglesia de San Felipe Neri de Málaga se encuentra esta imagen que cito, obra del escultor malagueño Fernando Ortíz, uno de los más destacados imagineros del siglo XVIII, y que fue realizada en Málaga entre los años 1743 y 1756.

      Servitas, como se la conoce popularmente, es una Dolorosa con los ojos inundados de lágrimas y el corazón traspasado por un puñal, en recuerdo de los Dolores ante su hijo en la Cruz. El gesto de dolor en su rostro lo dice todo. El artista rompió el modelo heredado de siglos anteriores donde las Dolorosas tenían las manos unidas y recogidas para ofrecer una talla de tipo implorante con brazos extendidos y mirada al cielo. Es una Virgen sencilla, ataviada de negro y como nota distintiva lleva un escapulario que representa el hábito de la Orden.

Servitas. Viernes Santo

Servitas. Viernes Santo

      Pero Servitas no es sólo una imagen piadosa que procesiona la madrugada del Viernes Santo en Málaga. Tras ella está una de las Órdenes religiosas más antiguas de la Cristiandad, la Venerable Orden Tercera de Siervos de María, cuyo origen se remonta al mariano siglo XIII (1233) en Florencia, concretamente en el Monte Senario, donde siete jóvenes, ricos comerciantes, renunciaron a sus bienes materiales y acomodadas vidas para hacer penitencia. Resulta un caso singular en la historia de la Iglesia ya que no tiene un único fundador, si no que su raíz es la comunidad fraterna, el grupo, y este carisma ha de ser la esencia de todo Servita clérigo o seglar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

      La procesión de Servitas el Viernes Santo, la noche más larga de toda la Semana, es una de las más esperadas por la ciudad. Su recorrido por las calles estrechas y oscuras de Málaga es el resultado de la fe y la cultura de un pueblo. Servitas es una de las diferentes expresiones de piedad popular que permanece inalterable al paso de los años. Y contrariamente a lo que muchos creen y publican, sin conocer, Servitas no es una Cofradía ni una Hermandad, ni pertenece al mundillo cofrade aunque procesione con las diferentes hermandades. Tan sólo es un miembro de honor de la Agrupación de Cofradías de Málaga.

     La Orden Tercera de Siervos es un estilo de vida basado en valores personales y espiritualidad, con el compromiso de propagar el Evangelio, la devoción a María y llevar una vida sencilla, de servicio y ayuda a los demás. Sin adornos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

       El Viernes de Dolores, cuando comienza oficialmente la Semana Santa es la gran fiesta de la fraternidad seglar y se celebra una Eucaristía a primera hora de la mañana. Después la Virgen estará expuesta en el altar, bajada para la devoción de sus devotos y fieles. Por la tarde en la sacristía de la Orden, en un Oratorio dispuesto para la ocasión.

http://www.periodistadigital.com/religion/diocesis/2015/03/27/servitas-orden-tercera-de-siervos-de-maria-iglesia-religion-dios-jesus-papa-semana-santa.shtml

Percepciones diferentes

campo de amapolas

                El debate sobre la tonalidad de un vestido ha incendiado las redes sociales y las noticias estos últimos días. Lo de menos eran los colores reales, lo de más es que ha generado todo tipo de cuestiones, debido a que la mitad lo apreciaban de dos colores (blanco y dorado) y la otra mitad (azul y negro) sin ningún género de dudas. Parece ser que el vestido, casualmente, ha descubierto para algunos, que la percepción del color es algo subjetivo y que entre la realidad y lo que nosotros percibimos hay un abismo.  El color como algo material, tangible, no existe. No es más que un producto de la mente. El cerebro aprecia los colores cuando el ojo humano percibe diferentes frecuencias de luz y cada persona percibe los colores de modo distinto, sin que por ello se hable de daltonismo.

           Obviamente que hace falta luz para que todo esto funcione, esa luz se refleja en los objetos y llega a nuestros ojos a través de la cornea para luego pasar a la pupila.  Entonces se proyecta una imagen en la retina y en las paredes del globo ocular, en donde es absorbida por células fotosensibles que reconocen las diferencias entre las distintas longitudes de esa onda de luz, es decir, los colores.  Pura fisiología.  Así es como podemos diferenciar el color, los matices y tener una percepción del mundo que nos rodea mediante el sentido de la vista. Y como casi todo, en el amplio y apasionante mundo de los sentidos, el ser humano los siente, los percibe y los vive con lógica pero con incoherencia y contradicción también.

        Los sentidos y la percepción de los hechos ante la vida ofrece tantas variedades y proyecciones, que no resulta difícil encontrarse con personas que manifiestan una disonancia cognitiva en el quehacer de su vida diaria, personal y social. Es algo así como un conflicto interno permanente entre el pensamiento y los hechos, entre lo que dicen y hacen. Auténtica discordancia.

           Es frecuente, por ejemplo, escuchar a muchas personas defender posturas ecologistas que, sin embargo, utilizan diariamente su vehículo privado para ir a trabajar, sin plantearse la posibilidad de utilizar un medio de transporte público o bicicleta que podrían coger a pocos minutos de casa y evitar de este modo mucha contaminación atmosférica. Estas personas obviamente exponen una serie de argumentos, que convincentes o no, a ellos les sirve para evitar la tensión o disonancia generada por estas contradicciones, como que existe un mal funcionamiento del servicio público, que si no cumple los horarios, que si el carril bici…etc… “si no fuera así, estaría encantado de usarlos” y «total un coche más, no puede afectar mucho a la ciudad“. En suma, justifican su conducta siempre alegando un mal funcionamiento de los medios de transporte y un uso inadecuado de la vía pública para las bicicletas, independientemente de que ésto sea o no cierto. De esta manera pueden seguir defendiendo su postura ecologista y a la vez seguir utilizando cómodamente su vehículo particular sin que ello les genere tensión.

          Como vemos, parece haber una tendencia natural en el ser humano a sentir que todos nuestros comportamientos y pensamientos son coherentes entre sí y necesitamos además, no sólo convencer a los otros de esa coherencia, sino también convencernos a nosotros mismos. Nos sentimos mal cuando mantenemos de forma simultánea dos pensamientos que están en conflicto o cuando nuestros razonamientos no están en armonía con nuestra conducta. Por ello, una vez emitida una afirmación o tomada una decisión hemos de buscar por todos los medios, razones que la justifiquen, y cómo no, personas que elogien tal argumento. Por tanto cada vez me sorprende menos, ante tanta ambivalencia moral, aquellos que dicen algo y actúan de forma contraria y me decepcionan profundamente aquellos que van de lo que no son ni han sido nunca. Nada me extraña en tan progresistas conciencias.

Paisaje nevado en Málaga

       
            Durante esta semana, las nevadas están dejado en la provincia de Málaga, sobre todo en los pueblos del interior, paisajes plenamente  invernales, que más parecen propios de ciudades del norte de Europa.  Ha nevado durante tres días, pero intensamente, llegándose a acumular unos diez centímetros de nieve en algunas zonas. Desde que comenzó enero hemos tenido temperaturas casi primaverales, días soleados en su mayoría, presagios de un invierno seco y atípico. La naturaleza es así de caprichosa, y en tan sólo  cuarenta y ocho horas el horizonte malagueño y el de sus pueblos ha cambiado. Parece ser debido a una ciclogénesis formada en el Golfo de Cadiz que ha llegado hasta Málaga en forma  de precipitaciones generalizadas y bajas temperaturas.

          La comarca de Antequera no es la primera vez que amanece nevada. Desde hace años, por estas fechas e incluso más adelante, a finales de febrero, podemos disfrutar de bellos paisajes blancos en el paraje natural del Torcal y alrededores, cuyas temperaturas han rozado hasta los menos cuatro grados. Días gélidos, mucho frío y nieve, pero a cambio nos ha dejado bellas y relajantes postales como éstas:
10830749_10205859077982197_3282645130245007509_o
1421792569871

Feliz año 2015

"Et in Arcadia Ego". Lapiz sobre papel

“Et in Arcadia Ego”. Lapiz sobre papel

 

                    “En cierto modo todos pertenecemos a ese lugar donde alguna vez nos enamoramos. Y ese es mi caso.     Carlos Baeza.  La Ciudad de las Cúpulas.

        Feliz y próspero año 2015 a todas las personas que me siguen en este rincón de arte y de sueños,  y que tienen la sensibilidad para captar la esencia de la vida, que son las cosas sencillas, aquellas que tenemos cerca.

La obra elegida forma parte de la exposición incluída en la muestra “Universo Melilla”.  Una pintura que despierta en mí sentimientos alojados en la memoria.  Por un lado me recuerda a Melilla y por otro a Alhucemas, dos lugares en donde estuve, viví, me enamoré y fui inmensamente feliz.

Feliz Navidad desde mi scriptorium

 

                                                                                   Posean los humildes la humildad de Dios para llegar a la altura también de Dios. ( S. Agustín, C. 184, 1)

 

                  Feliz Navidad a todas las personas de buena voluntad en el mundo, a todos los que me empujan a escribir, a mis lectores habituales, comentaristas, a quienes me escriben palabras afectuosas y felicitaciones por los diferentes artículos, y a los miles de visitantes anónimos de todo el mundo. Esperemos que el próximo año venga renovado y con esperanza para todos.  Paz en el mundo. 

Nota.  La pintura escogida es La Adoración de los pastores, firmado por El Greco, y que pude apreciar la pasada primavera en Toledo, con motivo de la muestra  “El griego de Toledo”, conmemoración del IV centenario de su muerte.

 

Sindrome de Dunning-kruger

       Resulta, cuando menos, sorprendente como el ser humano -algunos- tienden a hacer juicios apresurados sobre los demás. Opiniones sin fundamento en su mayoría, llevados tan sólo por la imaginación o por la convicción de que están en lo cierto, sin ni siquiera tomarse la molestia, para qué, de averiguar qué o quién está detrás de esas estimaciones gratuitas e infundadas. Y lo curioso es que el juicio suele ser dañino, escrutando lo peor del prójimo y reflejándolo, como es lógico, favorablemente sobre sí mismo.

      Está más que demostrado la tendencia a no advertir nuestros propios defectos y sin embargo “distinguir” claramente los de los demás, sin darnos cuenta que cuando valoramos, -menospreciamos- en este caso, nos calificamos a nosotros mismos, y el juicio de valor acaba convertido en prejuicio personal. Hipocresía. Así somos el ser humano.

      Esto es un fenómeno contrastado y con rigor científico,  desde hace ya tiempo, por expertos en Antropología y Psicología de la Universidad americana de Cornell, los cuales llevaron a cabo un estudio del por qué hay personas que tienden a valorarse a sí mismas por encima de los demás. Es el Sindrome de Dunning-kruger, que viene a decir que quien posee menos habilidades y conocimientos le cuesta reconocerlo, es como sí debilitaran su confianza, y lo que es peor, suelen creer que su juicio es el único válido. Están convencidos de ser los mejores y de poseer  la verdad absoluta, sobreestimando sus propias competencias y talento. Es algo así entre la vanidad y la arrogancia, tan de actualidad.

      Y es que estamos rodeados de “expertos’ en todo,  auténticos eruditos de la vida, charlatanes en su mayoría incapaces de reconocerlo y poseedores de esa tendencia sistemática a valorarse por encima de la media. Son los pseudorredentores del siglo XXI, que andan proclamando firmemente  sus vaticinios allá por donde pasan y que no sólo toman decisiones desafortunadas para el bien de la sociedad, si no que a la vez, su vanidad les impide darse cuenta de ello.

 

Symphonic Rhapsody of Queen

   

       Esta semana se ha cumplido el vigésimo tercer aniversario de la muerte de Freddie Mercury, lider de la mítica banda de rock británica Queen.  Su voz y su extravagancia le convirtió en uno de los iconos de la música de los 80.  Carismático sobre el escenario, nadie ha conseguido, pese a los intentos por emular su estilo, expresar aquella fuerza que desbordaba en cada concierto y esa voz arrolladora. Era un showman en cada una de sus actuaciones. Con su muerte dejó atrás himnos como I Want To Break Free,  Don’t Stop Me Now,  Somebody to love o la BSO de la película Los Inmortales recogida en aquel histórico álbúm, A kind of Magic.

      Me resulta complicado elegir una canción porque todas me gustan, las baladas, las canciones de amor, el rock, las bandas sonoras, etc…pero hay una especialmente para mí que considero la obra maestra de Queen, Bohemian Rhapsody, porque en ella se mezclan los dos estilos musicales que prefiero, el rock y la ópera.  Escrita por Freddie Mercury para su álbum A Night at the Opera en 1975, a simple vista y con las primeras notas al piano puede parecer una balada pero realmente es una canción mezcla de varios estilos en donde destaca el rock y un segmento de ópera en el estribillo.

        La pasada semana, en el Teatro Cervantes de Málaga, quienes sentimos nostalgia de la célebre banda inglesa, durante casi tres horas pudimos rememorar y oír las mejores creaciones de Queen. Músicos y voces de reconocido prestigio dentro del panorama musical internacional, acompañados de la One World Symphonic Orchestra, interpretaron los éxitos de la emblemática banda en una combinación entre el rock y el género clásico. Fue posible cerrar los ojos e imaginar por unos momentos que era el propio Mercury quien cantaba y tocaba el piano sobre el escenario del teatro malagueño. Una noche mágica donde la música fue capaz de hacernos soñar.

 

 

Cayetana de Alba, un espíritu libre.

imagesTDNQM5JV

         Hace aproximadamente siete años escribí una carta a la Fundación Casa de Alba en Madrid, solicitando conocer personalmente el legado artístico de la Casa de Alba. Ya había leído en un artículo que la Fundación, dedicada a la conservación y difusión del patrimonio histórico-artístico, ofrecía la posibilidad de visitar el palacio de Liria de Madrid tanto a particulares como a diferentes asociaciones culturales.  Sinceramente no pensé que me contestarían, supuse que las reducidas visitas estarían relacionadas con entidades culturales o fundaciones diversas.  Al cabo de dos meses recibí una llamada para confirmarme el día y hora de la cita en la calle Princesa de la capital, donde se encuentra ubicado el Palacio de Liria.  Era viernes, una fría mañana de febrero en Madrid, cuando llegamos a la cita en las inmediaciones de Liria. Un grupo escaso, creo recordar entre siete u ocho personas, nos dirigimos con alguien que nos esperaba, al interior del Palacio.

          Podría escribir decenas de renglones sobre todo lo que vimos y conocimos… pero por encima de todo una maravillosa colección de arte que complementa  todo el legado que alberga El Museo del Prado. Impresionantes cuadros de El Greco, Ribera, Velazquez,  Rubens,  Zurbarán,  Goya, Tiziano, Federico de Madrazo, Zuloaga, etc…  lienzos que milagrosamente se salvaron del bombardeo que durante la guerra civil destruyó casi por completo el Palacio de Liria y que durante años estuvieron protegidos en el Banco de España, en la embajada británica y en el Museo del Prado.  Además de la colección pictórica pudimos contemplar en la Biblioteca, que ocupa la planta baja de la fachada derecha del palacio, casi 20.000 volúmenes de libros, entre ellos la 1ª edición del Quijote, una relación de 20 documentos de Cristobal Colón, expuestos visiblemente, donde se incluye el más antiguo mapa de América, el plano de la Española, la relación de tripulantes del Primer Viaje de Colón y otros escritos dirigidos a los Reyes, así como el último testamento de Fernando El Católico.

         A la vuelta de aquel fin de semana en la capital, volví a escribirles agradeciendo personalmente aquella grata visita guiada y mostrando mi admiración por la belleza de la colección pictórica que forma parte de nuestra cultura también, pero esta vez… el escrito iba dirigido a la Duquesa de Alba. Y me contestó en la primavera de ese mismo año, una afectuosa carta, de escasos quince renglones escrita y firmada por ella personalmente, para decirme que “con mucho gusto si me desplazo a la capital hispalense, podría ver de cerca el huerto claro y el limonero que Antonio Machado inmortalizó en sus versos de juventud”. Con esas palabras, Cayetana, la duquesa de Alba nos invitaba a conocer el Palacio de Las Dueñas en Sevilla, residencia que encandiló al por entonces joven escritor cuando escribió aquellos versos evocando el lugar donde nació, y en donde cada año en su puerta, al paso del Cristo de los Gitanos, se recuerda aquel bello poema “La Saeta” del más grande escritor andaluz que ha dado la historia.

            He leído y oído numerosos elogios a su figura como Duquesa, yo me quedo con la mujer que adoraba el arte, indómita ante la sociedad y su propia familia, ante todo un espíritu libre, hoy día tan escaso en esta sociedad adoctrinada.

Descanse en paz, Cayetana de Alba.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Visita al Palacio de Las Dueñas.  Sevilla. http://www.enmiscriptorium.com/wp-admin/post.php?post=2619&action=edit